Patata consumo

Tras un contacto y vigilancia directa con las tierras y el adecuado crecimiento del producto, hacemos la recogida analizando diferentes muestras de cada parcela asegurando que el producto final tenga la máxima calidad.
Tras un previo almacenaje en las óptimas condiciones de luz, temperatura y humedad, cada patata pasa a ser seleccionada, calibrada y lavada o cepillada en dependencia de su envasado final, con el fin de que llegue con las máximas condiciones de calidad y sabor al cliente final.

Patata lavada


Patata cepillada